martes, 14 de diciembre de 2010

El hombre detrás de WikiLeaks



En las últimas semanas el tema de las filtraciones efectuadas por WikiLeaks sobre informes secretos estadounidenses ha cobrado gran relevancia en los medios a nivel internacional. Cada día nueva información sobre los más de 250 mil cables intercambiados entre el Departamento de Estado de Estados Unidos y las embajadas de dicho país, es publicada, analizada y comentada por los medios más destacados de diversos países, incluido México. Las relaciones internacionales de Estados Unidos se han visto gravemente dañadas a causa de esta situación y la revelación constante de información parece no tener fin. Detrás de todo esto se encuentra el fundador de esta red cibernética, el periodista australiano Julian Assange.

Dos días después de que se comenzaran a filtrar los informes, el 30 de noviembre de 2010, la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) dio a conocer su apoyo a la orden de detención internacional y de extradición emitida por Suecia contra Assange, por lo que ahora, el fundador de WikiLeaks, es buscado por la policía de los 188 países miembros de la Interpol. La situación jurídica del periodista australiano es complicada, puesto que, a pesar de su pública persecución, las causas de su detención son poco claras y las armas judiciales en su contra son insuficientes.

Julian Paul Assange nació el 3 de julio de 1971 en Townsville, Australia. A la edad de 16 años, Assange comenzó a hackear bajo el seudónimo “Mendax”. Junto con él, otros dos amigos se juntaron y formaron un grupo llamado “The International Subversives”, quienes irrumpieron vía el modem, en las computadoras de una universidad de Australia, una compañía de telecomunicaciones canadiense y otras organizaciones. Como resultado, Assange fue capturado y declarado culpable de 25 cargos presentados en su contra, por lo que tuvo que pagar una multa de 2100 dólares al gobierno de Australia, pero fue liberado de la prisión.

En 1993, Assange estuvo involucrado en el inicio de uno de los primeros proveedores públicos de servicios de Internet en Australia, Suburbia Public Access Network. A partir de 1994, Assange vivió en Melbourne como programador y desarrollador de software gratuito. En 1997, ayudó a escribir el libro “Ungerground: Tales of Hacking, Madness and Obsession on the Electronic Frontier”, en el que relata su historia con los “International Subversives”.

Presuntamente, Julian Assange ha asistido a 6 universidades en diferentes momentos. De 2003 a 2006, estudió física y matemáticas en la Universidad de Melbourne, aunque nunca se graduó y recibió los grados mínimos para aprobar en la mayoría de los cursos de matemáticas.

En 2006, Assange fundó WikiLeaks y escribió dos ensayos en los que detalló la filosofía detrás de la página: “Para cambiar radicalmente el comportamiento del régimen, debemos pensar con claridad y valentía porque si algo hemos aprendido, es que los regímenes no quieren cambiar. Hay que pensar más allá de los que han ido antes que nosotros y descubrir los cambios tecnológicos que nos envalentonan con formas de actuar en el que nuestros antepasados no pudieron”. El pasado abril WikiLeaks difundió un video filmado en 2007 por las fuerzas armadas de Estados Unidos, en donde se veía a soldados estadounidenses matando desde un helicóptero a civiles iraquíes, ese fue el primer golpe del sitio web.

En agosto, tras la filtración de dos informes sobre la guerra en Afganistán, dos suecas acusaron a Assange, una por violación y una por acoso sexual. La justicia sueca se vio obligada a cerrar la investigación por falta de pruebas, sin embargo en septiembre el caso se volvió a abrir. Y en noviembre, la procuradora de justicia sueca, Marianne Ny, lanzó una orden internacional de detención y extradición contra el periodista australiano.

Ante esta situación, Assange se ha mantenido firme en su postura y señaló que: “Las penas con las que se castiga a quienes filtran información sobre inteligencia son muy severas (…) Para controlar a la gente basta aterrarla. La CIA como institución no teme a uno que otro agente que filtra información. Lo que teme es que la gente sepa que se pueden filtrar cosas sin correr mayores riesgos. Si eso ocurre, la CIA perderá el control”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario